Leyendas de Abruzzo

Una de las leyendas más famosas de la región de Abruzzo es la vinculada al Parque Nacional de Majella. Maja era una hermosa niña de hermosas y largas trenzas rubias, la ninfa más hermosa de las Pléyades. Cuenta la leyenda que la niña huyó de Frigia, una región de Anatolia central, para llevarse a su hijo (Hermes, nacido de una relación con Zeus), que resultó herido en la batalla. Así que decidió escapar cruzando el mar y desembarcó en una balsa en el puerto de Ortona.

El miedo a ser perseguida por enemigos despiadados era realmente grande y decidió refugiarse con su hijo en una cueva grande pero bien escondida en el Gran Sasso. Su hijo, gravemente herido, necesitaba atención urgente, por lo que Maja comenzó a viajar a lo largo y ancho entre los picos de los Apeninos en busca de una hierba medicinal. Desafortunadamente, la alta nevada que cubría todo el territorio frenó la investigación de la hierba medicinal y Hermes murió. La desesperación de la madre fue grande: durante días permaneció inmóvil junto a su hijo, llorando desesperadamente. Encontrando su claridad, decidió enterrar a su hijo en el pico de una montaña. Los pocos habitantes del lugar, con las primeras luces del alba, quedaron literalmente boquiabiertos: Hermes se había convertido en una gigantesca montaña, que desde ese momento se denominó como”El gigante dormido”.

Pero Maja ya no encontraba la serenidad: la muerte de su hijo la había marcado profundamente. De hecho, fue precisamente el fuerte dolor, insuperable e incesante, lo que llevó a la misma Maja a la muerte. Todos los familiares de la bella ninfa decidieron adornarla con túnicas ricas en oro, gemas y coloridas guirnaldas de flores, antes de enterrarla en la majestuosa montaña que está frente al Gran Sasso. La montaña tomó la forma de una mujer volcada sobre sí misma y petrificada por el dolor, con la mirada vuelta hacia el mar. Hoy, los pastores que suben a estas altas montañas con sus rebaños, en determinadas épocas del año, pueden escuchar los gritos desesperados de una madre que vio morir en sus brazos a su único hijo. Es el viento que lleva las lágrimas de Maja entre las montañas. Para todos los abruzzeses, la Majella es la Madre de todos, símbolo de la gran fertilidad de la tierra.

En Abruzzo, San Martino es considerado como el protector del vino: todo se deriva de una leyenda muy famosa, que pertenece a la tradición popular más viva de esta región.

Se dice que Martino era un gran bebedor: se iba a casa literalmente borracho. Esto sucedía casi todos los días. La esposa simplemente no aceptaba esta situación y cada vez que el esposo llegaba a casa se peleaban acaloradamente. Una tarde Martino, como siempre borracho, decidió no volver a casa, evitando así más riñas, para no desagradar más a su mujer que estaba a punto de dar a luz. Así que decidió pasar la noche durmiendo cerca de una barrica de su bodega donde había bebido el vino tan amado.

Una noche realmente fría, la nieve caía como nunca y el pobre Martino se moría de frío, junto al gran tonel. Mientras tanto, la esposa estaba desesperada porque no veía a su esposo regresar a casa. Pasó el tiempo, pero ni rastro del pobre Martino. Un día, la mujer que echaba el vino de la barrica grande a la bodega, se dio cuenta de que la calidad del mismo era mucho mejor: un vino de excelente calidad, que se reproducía a sí mismo, haciendo que la barrica siempre rebosa de un vino excelente.

Noticia que inmediatamente pasó de boca en boca, llegando a todos los oídos de los habitantes de la localidad. Para todos fue un verdadero milagro. En ese sótano también estaba el párroco y él mismo encontró, detrás del tonel, el cuerpo sin vida del pobre Martino. Pero, había sucedido algo extraordinario: del cuerpo nació una vid, que terminó en la barrica que produjo independientemente este excelente vino. Por eso, San Martino es considerado el protector del vino en Abruzzo.

Fuente consultada: Il comune informa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

es_ESES
Ir arriba
Abrir chat
1
💬 ¿Necesitas ayuda?
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?