Corona de Adviento

La tradición navideña de colocar una corona de Adviento se ha extendido a muchos hogares, pero ¿en qué consiste? ¿Y cuáles son sus orígenes?

La corona de Adviento es una estructura circular hecha de ramas de coníferas, en la que se colocan cuatro velas.

Origen

Tenemos pruebas antiguas de que los pueblos germánicos precristianos encendían guirnaldas de velas durante los fríos días de diciembre.

Pero también en Escandinavia se encendían velas durante el invierno y se colocaban alrededor de una rueda, llamada “rueda de la tierra”, que giraba hacia el sol.

En cambio, en la Edad Media los cristianos adoptaron esta tradición de utilizar velas para preparar espiritualmente la llegada de la Navidad.

La Corona de Adviento se originó en el siglo XIX con el pastor protestante Johann Hinrich Wichern. El objetivo inicial era que los chicos sin hogar hicieran las velas y las vendieran para echarles una mano. Hacia 1850, la Rauhen Haus se iluminaba tradicionalmente con coronas de Adviento con 24 velas. Esta primera versión de la Corona implicaba encender velas grandes los domingos y pequeñas los días de semana. 

Más tarde, la corona de Adviento se extendió a las ciudades del norte de Alemania en orfanatos y escuelas, pero se redujo a cuatro velas, que se encendían una cada domingo. En los años siguientes, la Corona se extendió por toda Europa, especialmente después de la Segunda Guerra Mundial.

¿Cuál es el significado de la Corona? ¿Y por qué hay cuatro velas insertadas?

La corona representa la eternidad, pero también es el símbolo del sol, la tierra y Dios. Tiene forma circular y es un símbolo de unidad y eternidad.

Las velas representan la luz que nos regala la Navidad. Sólo deben encenderse los domingos de Adviento, y si colocamos la quinta vela en el centro, debe encenderse el día de Navidad. En otras palabras, el encendido progresivo de las velas simboliza la victoria progresiva de la Luz sobre las tinieblas hasta el día de la llegada del Mesías. Como escribe Juan en el Evangelio: Cristo es “la Luz que vino al mundo” para disipar las tinieblas del pecado e irradiar la verdad y el amor de Dios.

Las ramas de hoja perenne representan la esperanza. Las piñas, nueces o vainas utilizadas para decorar la corona también simbolizan la vida y la resurrección.

Si observamos la corona de Adviento en su conjunto, los símbolos son muchos y en general se refiere a la inmortalidad de nuestra alma y a la nueva vida eterna que se nos promete por medio de Cristo.

Por ello, cada domingo de Adviento se enciende una vela que tiene un valor simbólico específico:

  1. La primera vela es la del “Profeta”, ya que se refiere a las profecías sobre la llegada del Mesías.
  1. La segunda vela es la “vela de Belén”, y recuerda la ciudad donde nació el Mesías.
  2. La tercera vela se llama “de los pastores”, es decir, los que primero vieron y adoraron al Mesías. 
  1. La cuarta vela es la de los ángeles, que fueron los primeros en anunciar al mundo el nacimiento del Mesías.

Fuente consultada: 

Nostrofiglio Storia della corona dell avvento

it_ITIT