La historia del Street Food italiano

El Street Food (en español: comida callejera), ha existido desde que el hombre creó los primeros asentamientos urbanos. Los rastros más antiguos de alimentos preparados y cocinados en la calle se remontan a los inicios de nuestra civilización, hace unos diez mil años. Todo comenzó cuando los griegos descubrieron una costumbre egipcia, que consistía en freír el pescado y venderlo en la calle. Al inicio, esta tradición ganó popularidad en el puerto de Alejandría y posteriormente fue adoptada en toda Grecia.

Al ser una idea tan popular en Grecia, la costumbre logró extenderse también en el mundo romano, enriqueciéndose y transformándose en numerosas variables. Todavía es posible encontrar en las excavaciones de Herculano y Pompeya restos bien conservados de las antecesoras del moderno baracchino, las típicas termópolis: una especie de cocinas pequeñas que se utilizaban para vender alimentos cocinados de todo tipo, principalmente sopas de trigo o habas. En aquella época, las clases urbanas menos favorecidas vivían en hogares, en su mayoría, sin cocina. Por ello, la gente se alimentaba en las calles, abasteciéndose en el termópolis más cercano que ofrecía alimentos al alcance de todos.

Es así como la comida callejera ha acompañado la evolución de la civilización humana con el paso del tiempo. En la Edad Media, incluso había puestos, banquetes y carros en las grandes ciudades que vendían alimentos cocinados a bajo precio en las estrechas calles de los barrios más humildes. Sin embargo y como suele ocurrir, es precisamente en la pobreza donde el ingenio humano da lo mejor de sí mismo y produce los cimientos inmortales de toda una cultura gastronómica.

El Street Food no es sólo un fenómeno de moda, es una nueva forma de vivir la relación milenaria de una cultura con su comida y con sus raíces, reinventándose cada día de forma innovadora, sorprendente, práctica y sobre todo sabrosa. Su importancia es innegable: a estas alturas el Street Food italiano ha adquirido su cuota de nobleza también gracias a la globalización de la comida y de los chefs a nivel mundial. Periódicos y revistas, programas de televisión y expertos en gastronomía han consagrado la comida callejera como el nuevo icono del tercer milenio.

Hoy en día, el Street Food italiano es glamuroso, gourmet y a la moda. Podemos decir que la comida callejera es el verdadero testimonio de la identidad de un pueblo. Mide, sin duda, el grado de la cultura alimentaria y su tradición, pero también la capacidad de reinventarse continuamente en en una sociedad en constante evolución, al tiempo que mantiene sus raíces firmes en la historia de un territorio. En definitiva, la comida callejera se ha liberado de todos los prejuicios para reclamar su lugar como expresión de la civilización gastronómica.

Descubre más sobre cuál son los principales platillos de Street Food Italiano en la comida callejera italiana: entre tradición y modernidad

Fuente: Street Food – Breve Storia dello Street Food 

it_ITIT