Estas son las 3 marcas de café italiano más importantes

Se dice que para los italianos “hacer café es un arte y beberlo es un verdadero placer, como un paraíso en taza, un pequeño milagro de la química, una unión entre ciencia y arte”.  Desde hace más de 300 años, en Italia existen importantes rituales para tomar café que se aseguran de mostrar la mejor versión de cada grano. 

En esta ocasión te contamos la historia de las 3 marcas italianas más importantes. 

Café Lavazza 

Café Lavazza es el café número uno en Italia. Su historia comienza en 1885 en la ciudad de Torino, Italia, cuando Luigi Lavazza abre la primera tienda de comestibles en la ciudad. El señor Lavazza era un hombre ingenioso, apasionado, siempre mirando hacia la innovación. Fue en su viaje a Brasil,  donde al ver el potencial de aquellos cafetales, se dio cuenta que había muchos sabores que explorar y en su regreso a Italia, introdujo las “mezclas”. Combinar granos de café de diferentes orígenes que llegaban al puerto de Torino, era un arte que le permitía sorprender y satisfacer los gustos más específicos de sus clientes, y a Luigi se le daba muy bien. Desde entonces creaba mezclas excepcionales, con granos importados de todo el mundo y a través del estudio de las plantas de cada país de origen. 

Para 1927, mediante una estrategia comercial impecable e innovadora, la pequeña tienda de comestibles en Torino se vuelve una compañía y se mantiene próspera durante la posguerra al igual que la ciudad entera con la entrada de la empresa automotriz Fiat. La sociedad fundada con 1,500,000 liras, da el primer paso al empaque que conocemos hoy con el uso de pergamino, un material que permitía a las familias conservar el café por mucho más tiempo. 

En 1947, después de la segunda guerra mundial, Italia y la compañía de Luigi ya habían superado un periodo difícil en el que se prohibió la importación del café. Poco después nace la primera lata de café Lavazza, sellada a presión; seguida de una campaña de publicidad con el primer eslogan “Lavazza paradiso in tazza”, que quiere decir “Lavazza el paraíso en taza”, la producción de latas al vacío aumenta,  y la empresa crea su primer café descafeinado convirtiéndose en uno de los productores más competitivos en Europa. En los años siguientes, para 1982, Lavazza se expande internacionalmente empezando por la ciudad de París, y poco a poco llega a otros países del mundo. 

Hoy Lavazza es el café número uno en Italia gracias a sus excepcionales mezclas de granos de café de los más destacados países productores y su cadena de suministro sostenible; se encuentra en una muy amplia cantidad de establecimientos en Europa y lo puedes encontrar fácilmente en los supermercados de México. 

Imagen: Archivo Comunicaffè 

Café Kimbo

Se dice que los napolitanos aman al café como aman a su tierra, y  que si tomar café es un verdadero placer, hacerlo es un arte. Kimbo busca satisfacer el paladar de los napolitanos, quienes bien podrían ser los consumidores más exigentes. La innovación de los procesos tradicionales y la pasión por la calidad de aquello “Made in Italy” llevan a esta marca a su objetivo de preservar el sentimiento de ¨un café en el balcón por la mañana¨ y el de un Espresso caliente en los carritos ambulantes en compañía de la familia, como se acostumbraba hace más de 50 años en Italia. 

En los años 60, después de la invención de la lata a presión para conservar y transportar el café italiano, los hermanos Rubino sabían que era hora de dar a conocer el café hecho en Napoli por todo el mundo; con este objetivo nace Café di Brasil S.p.A en 1963, hoy llamado Kimbo S.p.A. El café de los hermanos se vuelve famoso en toda Italia y luego en otros continentes, Napoli le debe a esta familia su prestigioso café, pues la familia concentró esfuerzos en promover el café napolitano como el “verdadero”, y “el más rico”. 

Hoy Kimbo sigue siendo la marca líder de café en el sur de Italia, llevando a cada hogar una taza de café perfecto para compartir. 

Fuente: Archivo Kimbo ti porta a Napoli 

Café Illy  

Francesco Illy, de origen hungaro, llega a la ciudad de Trieste en Italia después de la segunda guerra mundial. La ciudad que desembarcaba granos de café proveniente de todo el mundo. Francesco, un joven cosmopolita, fundó Illy Caffè en 1993 y solo 2 años después inventa la Illeta, la primera máquina de café Espresso de alta presión en el mundo. En este mismo año inventa un método de conservación revolucionario, la presurización en latas que permite conservar el café tanto como para exportarlo en barco a otros continentes sin perder aroma o calidad. Este invento representó un gran avance en todo el sector cafetero de Italia, pues sería el método que, desde ese momento, permitiría llevar la tradición italiana a todo el mundo. 

Más tarde Ernesto Illy, hijo de Francesco Illy, entra a la empresa de su padre y da un fuerte impulso a la investigación científica diversificando la gama de la marca. Para 1974, la  empresa era capaz de vender café para consumo en casa e incluso preparar algo similar a un Espresso de máquina. El espíritu ingenioso, cosmopolita y enfoque a la investigación de la familia Illy llevó a la marca a conseguir ser los pioneros en varios avances tecnológicos: “Un Espresso perfecto es un pequeño milagro de la química y la física, el producto de la unión entre ciencia y arte”. Incluso, llevaron a la compañía a conseguir la patente de selección digital de granos perfectos, además de colaborar con el artista estadunidense James Rosenquist y crear la icónica Illy Art Collection. 

Hoy la marca es dirigida por el nieto de Francesco Illy y es una de las marcas más reconocidas por la calidad y tradición italiana en todo el mundo. 

Fuente: Archivo Illy 

Conoce más acerca de dónde adquirir auténtico café italiano: Café Sabor a Italia MX 

Fuentes
Lavazza: Lavazza città 
kimbo: Kimbo.it 
Illy: Caffè Illy 

es_MXES_MX
Abrir chat
1
💬 ¿Necesitas ayuda?
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?