I Dolci d’Italia

Te continuamos llevando por este viaje por todo Italia a través de cinco más de estos dulces típicos. Conociendo así esta cultura navideña italiana  y esta festividad que nos llena de sonrisas año con año. 

Imagen cortesía de: Google Images 
  1. Fichi chini, Calabria

Producto de la elaboración tradicional, que combina un método de conservación como el secado natural de los higos con un relleno de almendras, nueces, chocolate y fruta confitada, los fichi chini son la gloria de la gastronomía calabresa.

En Calabria, a menudo se preparan en casa y se regalan a amigos y familiares. Según la tradición, cuatro higos cortados por la mitad se colocan uno encima del otro para formar una cruz, el símbolo religioso de la Navidad. 

Imagen cortesía de: Google Images 
  1. Pangiallo romano, Lazio

Otro postre típico festivo, se remonta a la Roma imperial, donde se acostumbraba a prepararlo el día del solsticio de invierno como buen presagio del regreso de los largos días de sol. Su nombre se debe al color del glaseado que lo cubre. Tradicionalmente, el pangiallo se elaboraba mezclando frutos secos, miel y cidra confitada, que luego se horneaba y se cubría con una capa de masa de huevo. Hoy en día, hay muchas variaciones, pero el azafrán y la ricotta están entre los ingredientes.

Imagen cortesía de: Google Images 
  1. Panspeziale o Certosino, Emilia Romagna

El pastel de Navidad típico de la cocina boloñesa se elabora con chocolate, miel, mostarda boloñesa, fruta confitada, piñones y mantequilla. Su nombre deriva del hecho de que en la Edad Media la producían los farmacéuticos (o boticarios). Sólo más tarde los monjes cartujos participaron en su producción. 

Para disfrutar al máximo del panspeziel, debe cortarse en rodajas finas, del grosor de un fideo. Con ingredientes similares a los del Pan Speziale, pero aún más nutritivos (a la masa se le añaden avellanas, cacahuetes, almendras, cerezas confitadas y coñac).

Imagen cortesía de: Google Images 
  1. Ricciarelli, Toscana

Un típico pastel navideño de origen sienés hecho de suave pasta de almendra, combinado con el aroma de la vainilla y la canela. La historia remonta el origen de esta galleta a la Edad Media, cuando se trabajaba el mazapán -probablemente importado de Oriente- para elaborar los dulces típicos de la ciudad del Palio, principalmente en conventos o antiguas boticas. Aunque la receta varía de una familia a otra, el proceso es el mismo para todas, consistente en una mezcla de almendras dulces, azúcar y claras de huevo que se cuece en el horno. Es imprescindible mantener la forma ovalada original, con un grosor de unos 15 mm, un peso máximo de 30 gramos cada uno y la mayor diagonal entre 50 mm y 105 mm. 

Imagen Cortesía de: Google Images 
  1.  Struffoli, Campania

Entre los dulces típicos vinculados a la reconocida tradición pastelera napolitana, junto con el roccocò, los susamielli, el divino amore y los zeppole, los struffoli son las alegres bolas de masa frita atadas con miel y cubiertas con diavulilli (almendras azucaradas de colores). En la receta napolitana predomina la fruta confitada, con un papel estelar de la calabaza, la famosa cucuzzata. El origen de los struffoli es griego: el nombre deriva de strongulos, que significa pastelería esférica, redonda o hueca.

Estos dulces son un ejemplo para recordar las recetas antiguas , típicas de un lugar,  y ser transmitidas de generación en generación para mantener vivas las tradiciones que nos llenan de amor en estas fechas festivas. 

Siguete encaminado en este viaje con otras delicias en: Lo dulce de la navidad. 

Conoce más de estas delicias en: Dolci di Natale: i più buoni d’Italia 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

es_ESES
Ir arriba
Abrir chat
1
💬 ¿Necesitas ayuda?
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?